Nos convocamos cada año a celebrar la fiesta de la cosecha creativa que este año llega a su trigésima primera edición.

Foto: Leiberg Santos

Ya lo hemos dicho, el teatro es una terquedad vivencial de la que sólo nos podemos librar curándonos de la terquedad o curándonos de la vida. Desde La óptica occidental los griegos crearon el “virus” hace dos mil seiscientos años aproximadamente, y desde entonces el planeta entero se ha visto afectado, sin descubrirse hasta ahora ningún antídoto que lo venza.

Manta padece desde hace 36 años este virus (con la conformación del grupo de teatro La Trinchera) y por eso tercamente nos convocamos cada año a celebrar la fiesta de la cosecha creativa que este año llega a su trigésima primera edición.

Bienvenidos hermanos artistas escénicos de Argentina, España, Portugal, Uruguay, Venezuela y Ecuador. Bienvenido el público que solidaria y permanentemente nos acompaña. Agradecemos al Ministerio de Cultura y Patrimonio, al Gobierno Autónomo Descentralizado de Manta, a la Universidad Laica ELoy ALfaro de Manabí, por auspiciar el evento; a la Casa de La Cultura Ecuatoriana, núcleo de Manabí, por organizar la extensión del Festival en Portoviejo.

Nuestra gratitud también a los amigos que nos brindaron su solidario aporte para mejorar las condiciones del Centro de Artes Escénicas La Trinchera:

Marcelo Valencia, Enver Zambrano, Marcia Tutiven, Pedro Delgado, René Santana.

Que el ejercicio de abrir y cerrar el telón nunca se detenga.

Nixon García.